La oportunidad del perdón


Suelta el pasado y comienza vivir el presente. ¿Y qué es realmente vivir el presente? Vivir el presente no significa desechar el pasado porque gran parte de lo que eres actualmente se lo debes a tu pasado. Lo vivido no se puede apartar, ni siquiera olvidar, pero no debe estancarnos como ser humano. Vivir el presente significa centrarte en tu momento actual y estar consciente de tu pasado y tu futuro. Me explico. Las cosas negativas que vivimos en el pasado mucha veces nos marcan, pero éstas no deben detener nuestro presente ni nuestro futuro. Significa entonces que las cosas negativas en nuestro pasado son una enseñanza y una oportunidad para enmendar nuestro presente y nuestro futuro. Detenerse significa guardar odio, ira y deseos de venganza. Significa quedarnos en el pasado y vivirlo en nuestro presente.

En muchas ocasiones quedamos atrapados en un pasado que ya no existe y vivimos con remordimientos y culpas que pertenecen a un tiempo que pasó. Así que para vivir el presente tenemos que aprender a disfrutar el aquí y el ahora. VIVIR UN DÍA A LA VEZ sin mirar hacia atrás, pero mirando el futuro.


Perdonar DEBE ser una meta no del futuro sino de nuestro presente. ¿Por qué? Porque nuestro futuro depende de lo que vivamos en el presente. Además, de que no perdonar nos estará estancando en el pasado y no nos permitirá ni vivir el presente plenamente ni avanzar hacia nuestro futuro con salud emocional.

¿Cómo puedo perdonar y comenzar a caminar en mi presente hacia el futuro? Tenemos que estar dispuestos a pasar la página de nuestro pasado y decidir continuar nuestro camino hacia el futuro con las experiencias que aportó a nuestra vida ese pasado.

Es muy probable que las experiencias del pasado te hayan marcado de tal manera que te sea difícil caminar. Sin embargo, si te colocas en el lugar de la persona o personas que te ofendieron podrías sentir compasión por ella y desear continuar tu camino. Tal vez puedas obtener un alivio a tu sufrimiento o tu coraje para poner ese recuerdo en el baúl del pasado.

Colocarnos en la posición humana de quien nos ofendió nos dará la oportunidad de ver gente pobre de espíritu, con ira, resentimiento y rencor. Gente probablemente con envidias, con deseos distorcionados, personas egoístas, manipuladoras, mentirosas, prejuiciosas e intransigentes. Personas inseguras, oportunistas y alejadas de Dios. Mira las condiciones en que se crió tu ofensor, qué educación tuvo, qué modelos tuvo en su niñez, qué oportunidades tuvo en la vida, con quienes se rodeó, sus sueños frustrados. Todas estas cosas nos hacen ver la condición humana de nuestro ofensor. Esto no solo nos hará sentir libres sino que nos dará paz interior y nos fortalecerá. Este ejercicio te hará tomar consciencia de que no vale la pena continuar oprimiéndonos con ira, odio, rencor y deseos de venganza por alguien que lo que realmente tiene es que VIVE ALEJADO DE DIOS.

La vida te da la oportunidad de vivir tu presente y caminar hacia el futuro lleno de experiencias buenas y otras no tan buenas pero que igualmente han hecho la persona que eres hoy. Una persona capaz de alcanzar la madurez, fortalecerse y tener compasión. Enfrenta el pasado con valentía y decide despojarte del peso de la amargura, la rabia y el resentimiento para dar paso al amor, la empatía, la alegría y la confianza en ti mismo. Vale la pena darte la oportunidad del perdón. Suelta el pasado, vive el presente y camina hacia el futuro.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Original on Transparent.png